lunes, 30 de julio de 2007

bibots

02:23 a.m.

Luego de 16 días de dormir poco, comer mal, y hacer actualizaciones constantes a los bibots (casi que los renombro como kaizenbots), el sonido de una alarma en el computador me despertó.

Me tomó un minuto despabilarme, y luego de sopotocientos bostezos, caí en cuenta que era el bibot 33 que había regresado a casa.

Primera vez en días que regresaba uno de ellos con información. ¡Claro! si regresa es porque tiene información.

Pensé que era imposible. Ya estaba cansado de hacer cambios pero fue anoche, digo, antenoche, bueno, ya ni sé si fue ayer o si fue hoy. El caso es que me di cuenta de un pequeño error en el código. Esos errores que no se ven porque rompen con la lógica.

El caso es que llegó el bot. Al descargar el código y comenzar a leer, mis manos comenzaron a sudar, y mis ojos se llenaron de lágrimas.

No lo podía creer. Había encontrado la dirección (física) de mi padre. Por fin podré verlo luego de más de 10 años sin saber de él.

No hay comentarios.: